Una mujer estadounidense ha demandado a la empresa Standar Innovation, al comprobar que su vibrador We_Vibe enviaba datos en tiempo real sobre la frecuencia de uso,intensidad de vibración, temperatura, etc asociado su su correo electrónico personal, con las consecuencias que esto acarrea.

Internet de las cosas.

Esta situación, aunque parezca excepcional y no deje de tener un toque morboso, nos pone en alerta sobre el término Internet de las cosas, acuñado hace unos años con la expansión de todo tipo de dispositivos conectados a la Red de Redes y su impacto en la privacidad de los usuarios.

Un mundo sin privacidad.

Juguetes para niños, relojes y pulseras que monitorizan nuestra salud, dispositivos médicos, Tv´s inteligentes, frigoríficos que avisan si vas justito de cervezas o escaso de yogures active regularis, luces y persianas de nuestros domicilios que se encienden y apagan,abren y cierran con una orden desde nuestro móvil de última generación…

Un sinfín de artilugios están invadiendo el mercado mientras las empresas que los fabrican se preocupan más por sus ventas y la monitorización de la utilización por parte del usuario, “siempre para conseguir una mejora en el producto y una plena satisfacción del cliente”  que por la seguridad de los mismos y el respeto a su privacidad.

Gran Hermano.

Si hace 17 años nos sorprendió que unos “individuos” VENDIESEN su intimidad por unos días en televisión, ahora parece que no nos sorprende que haya  casi una humanidad entera REGALÁNDOLO o más bien diría yo, pagando por que la violen compañías, empresas y gobiernos.

Y los riesgos !!!.

Pero aparte de esa intromisión en la intimidad…

Heidi¿ Cuántos os habéis parado a pensar si todos estos datos, que vuelan de nube en nube como Heidi pero sin abuelo, cayeran como están cayendo, en manos de un banco cuando, incauto de tí, vas a pedir un crédito ? ¿Y si es una aseguradora?

Tus Wearables, relojes y pulseras que miden las distancias que recorres, tu ritmo cardíaco y hasta si duermes como es debido !!!, mandan información que queda en manos de la “buena voluntad” de unos desconocidos o expuestos a un ataque informático que los saque a la luz o de un gobierno que, por el bien y la seguridad, curiosee en ellos.

¿ A caso crees que no es todo un caramelo que una empresa que te va a hacer un seguro de vida o te va a conceder un crédito a 25 añazos, o te va a contratar . sepa como estás de salud, cuáles son tus hábitos, tus tendencias políticas o religiosas, tus vicios más secretos ?

Hasta hace bien poco nos enseñaban a no hablar con desconocidos en la calle, ahora estamos enseñando a vender nuestras vidas en las Redes Sociales, conectamos nuestras viviendas a un Internet cada día más inseguro, alardeamos de dispositivos que nos espías segundo a segundo y hasta dejamos que los coches conduzan por sí solos.

En la Wikipedia dicen que Orwell escribió  1984 una novela de ficción.

¿ Sois aún de la misma opinión?.

Recuerda:

En las nuevas tecnologías el producto en venta realmente eres tú.